miércoles, julio 05, 2006

OBEDIENCIA


Obedecer: Cumplir la voluntad de quien manda.

La obediencia ciega se practica en la enseñanza militar, en donde hay rangos y no se discuten las ordenes, solamente se obedecen.
En la Escuela nos enseñan a obedecer, en los primeros años de nuestra educación escolar la obediencia es también ciega, puesto que no podemos opinar, ni discutir, solo obedecer.
Ya en la educación secundaria y preparatoria podemos opinar y por medio de la razón podemos diferir en las opiniones de los maestros.
La obediencia ciega en el Ejército es necesaria para sus propósitos. Pero la obediencia ciega en nuestras relaciones interpersonales no es adecuada. Cuando estamos sujetos a alguien quien manda, debemos estar de acuerdo en la orden. Y si no estamos de acuerdo, tenemos la libertad de mencionar el por qué no tenemos la misma opinión.
La obediencia también esta en relación con la sinceridad. Cuando obedecemos sin razonar, con miedo, y por costumbre, nos quedamos con una inconformidad no anunciada, con una insatisfacción. Seamos sinceros con lo que pensamos, con lo que queremos y seamos sinceros en lo que decimos. En las relaciones de pareja, existen muchos problemas por no decir lo que uno siente, y no opinar y no contradecir. Es mejor saber Decir NO, cuando pensamos eso precisamente, y saber decir SI, cuando estamos concientes de nuestra respuesta. Parece fácil, pero reflexionemos, cuantas veces nos vemos casi obligados a contestar algo que no deseamos, debido unicamente a sentimientos de pena, de orgullo, de temor, y solo contestamos así para satisfacer a quien nos pregunta algo. En las parejas se observa este juego. Cuando formulamos una pregunta tan simple como: ¿Quieres ir al cine?. Está en la persona que contesta el decir Si ó NO. ¿Qué ocurre cuando la persona responde con un NO?. No aceptamos su respuesta, chatajeamos, insistimos, es decir, esperábamos que nos conestara un SI y quizá tengamos sentimientos de enojo ó ira, por oir esa respuesta.
Qué mala educación tenemos en relación a la sinceridad y a la comunicación.
Será que Nos acostumbramos a obedecer a estar sometidos a nuestros superiores.

Reflexionemos por favor.

Espero sus respuestas.
Michael Murphy

3 comentarios:

Dana dijo...

El acceder a hacer lo que otros proponen aún cuando no es verdaderamente lo que se quiere hacer, o peor aún que está en contra de lo que se considera correcto puede ser el resultado de la necesidad de ser aceptado por un grupo de gente, especialmente por quien realiza la propuesta, sin embargo contrario al propósito original de pertenencia y comodidad la persona continúa sintiendo insatisfacción, frustración, miedo, inseguridad, sentimientos que se traducen en actitudes que son percibidas por el resto de la gente y es entonces cuando el actuar de manera incongruente con el sentir es simplemete el principio de un conflicto personal resultante de fingir y a la vez la garantía de que nunca será realmente aceptado verdaderamente en ese contexto social. De ahí la importancia de actuar siempre de manera consistente con lo que se piensa y siente y expresarlo de tal manera de no causar incomodidad, enojo o temor cuando no coincide con la percepción de la otra persona.

Michael_M dijo...

Estamos de acuerdo, sin embargo no sucede así en la mayoría de las personas.
Es difícil.

Será que no estamos bien educados?

Gracias, por tu comentario.

Michael Murphy

Anónimo dijo...

Great site lots of usefull infomation here.
»