lunes, mayo 22, 2006

LECCIONES DE LA VIDA


Considerando que la vida es entre otras definiciones: Un espacio de tiempo que transcurre desde el nacimiento de un animal o un vegetal hasta su muerte, hay un camino que recorrer y en ese transcurrir no podemos ir hacia atrás, el pasado no lo podemos borrar, lo escrito ya está plasmado y solo podemos volver a él en el recuerdo. El camino de la vida es hacia adelante.

En el transcurso de nuestra vida, hay una ley para cada uno de nosotros, considerando que esa ley es el deber, es lo bueno, es lo positivo, es lo recomendado, es lo agradable, etc.

Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia ley, que es el resultado de múltiples factores como la cultura, la sociedad en que vivimos, la religión, las costumbres, la familia, la moral etc. Y sabemos distinguir lo bueno de lo malo tan simple como distinguir lo blanco de lo negro.

Muchas veces a pesar de saber que algo es malo, lo hacemos por que ponemos en la balanza los beneficios contra los daños y aún así, lo hacemos.

Cada que decidimos algo malo para nosotros, nos salimos del centro de nuestro camino (que es la ley) y nos golpeamos en los muros laterales, recibiéndo un golpen tan intenso cómo es el error o el mal que sufrimos. Entre más nos alejamos de nuestra ley, más doloroso es el golpe. Estos golpes de la vida, nos hacen volver al centro de nuestro camino, pero la manera como interpretemos estos golpes será la manera como nos superemos en nuestro camino por recorrer.

No es aceptable ir en la vida recibiendo golpes y golpes y no encontrar el centro. Cada golpe nos enseña algo, y aprenderemos los motivos de los golpes, y aprenderemos a evitar esos golpes.

Así es mejor el camino.

El camino es corto. Cada vez es mas corto.


Gracias. Espero sus comentarios.

5 comentarios:

+*.· Karmina ·.*+ dijo...

Me encantaron tus conclusiones, realmente me llevo algo, gracias!

Joshua dijo...

coincido totalmente con lo comentado, el ser humano no puede ir en contra de la ley natural de la vida,. es decir, de su ley. Por lo que sie¿mpre tendrá que continuar avanzando y apegandose a esa ley, de lo contrario caerá en la mediocridad del entendimiento, sin posibilidades de crecimiento.

Dana dijo...

Coincido en el hecho de que cada persona se rige bajo su propia ley, pero esta ley surge a partir de las experiencias que le ocurren a cada uno dentro de un contexto social específico que el sujeto y que por tanto ha aprendido conforme "avanza en el camino", razón por la que considero que tal ley es suceptible de modificarse, posiblemente por los "golpes contra los muros laterales", pero no significa que necesariamente el "desviar el camino" sea inapropiado, sino simplemente se ha actuado de una forma diferente, o bien se ha "tomado un camino hasta entonces desconocido"; porque de lo contrario el afirmar que se debe "volver al centro" implica que lo experimentado no fue grato o ha sido inconveniente optar por tal alternativa, en resumen que ha sido algo negativo y causante de sufrimiento, del que no se obtuvo un aprendizaje significativo que forma parte de la experiencia personal, sino que representa el arrepentimiento de haberse desviado del camino; yo creo que recorrer el camino de la vida no siempre es ir sólo hacia adelante, en ocasiones resulta benéfico arriesgarse a conocer caminos nuevos para poder enriquecerse,aunque definitivamente la decisión debe tomarse con responsabilidad y conciencia de lo que se hace.

Michael_M dijo...

Dana: Mencionas que a veces hay que arriesgarse. Sin embargo sabemos que hay riesgos que nos llevan indudablemente al fracaso. Seguramente los choques con los muros nos enseñan, pero esas enseñanzas precisamente servirán para no arriesgarnos en el resto del camino si sabemos que es malo.

Agradezco tus comentarios tan bien reflexionados.

Dana dijo...

Es importante aclarar que la palabra "arriesgar" no es sinónimo de equivocarse en la decisión tomada, o que quiera decir que estamos destinados a fracasar; sino que la interpretación de la palabra significa desde mi muy particular punto de vista, elegir una forma nueva de comportarse, de actuar o de pensar que pueda ofrecernos la oportunidad de adquirir aprendizaje, una alternativa basada en la razón y que por tanto siempre está encaminada a la superación y el beneficio personal.